Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

viernes, 28 de marzo de 2008

Pacto de caballeros


Siempre, y como diría una abuela, “durante toda la vida de Dios”, los hombres para sellar un compromiso solo le bastaba dar su palabra y sellarla con un apretón de manos. Eso era más que suficiente y no hacían falta más historias ni notarios, ni nada de nada.

Yo, y si no recuerdo mal, cuando doy una palabra la intento cumplir, juraría que no he fallado nunca, y si alguna vez no hubiera podido cumplir algo, sería por fuerza mayor, pero no obstante no recuerdo nunca no cumplir algo.

Pero en cambio y aunque no venga al caso a mi si me han dejado con el culo al aire muchas veces, gente que no cumplen su palabra como por ejemplo uno que yo consideraba amigo mío, hace por lo menos 15 años cuando su mujer iba a dar a luz y su hija parecía que venía con problemas, me puso entre la espada y la pared pidiéndome prestado una cantidad de dinero para que diera a luz en una clínica “especializada” que le daba garantías de que su hija nacería sin ningún problema. Me pidió treinta mil duros, hoy serían 900 Euros que me pagaría en letras de diez mil pelas mensuales. Yo que quería tener mi conciencia tranquila, pues nada mas pensar que le pasase algo a esa niña cuando yo podía haberla ayudado me ponía malo. Así que accedí, le presté ese dinero y me pagó solo tres meses y ni siquiera me invitó al bautizo de la niña.

Pero el otro día ocurrió otra cosa también relacionado con la palabra del hombre. Mi mujer trabaja buscándose la vida como empleada domestica, un trabajo muy digno en el que ella se busca dos duros que vienen muy bien para la economía familiar le pese a quien le pese. Bueno pues ella trabajaba tres veces por semana a una familia de muy buen rollo. Total que el otro día la llaman y le dicen. Inma el estanquero de…. Está buscando una señora solo para hacer compañía a su madre ya mayor y el sueldo es tanto, vamos casi doblaba el actual. Total que se pone en contacto con este empresario estanquero conocido por mi zona, y llegan a un acuerdo. Es tal el acuerdo que este le dijo a mi mujer que empezara al día siguiente. Pero Inma mujer de palabra le dijo que no podía que ese día ya lo tenía comprometido para trabajar y que por lo menos tenía que avisar que ya no iba a ir más. Y así fue avisó a la que era su jefa de que un nuevo trabajo mejor remunerado y mas cómodo le había salido y que dejaba el trabajo. Esta lo comprendió y nada se despidieron y tan felices ambas.

Anteriormente habían quedado el estanquero e Inma para el día siguiente para presentar a su madre para decir el domicilio, para dejar claro las cositas, pero…. Ya había cambiado este empresario, ya le cambió los horarios sumándole horas a lo que habían quedado, ya le puso mil trabas para que Inma le dijera que no, que si tendría que trabajar a veces mas horas de lo normal y sin remunerar, que si tenía que hacer otros menesteres que el día anterior no le había dicho, que había gente que era capaz de hacer este trabajo por cien euros menos, que si tenía que ejercer de enfermera y realizar curas…. ¡vamos! ya lo que faltó fue que la uniformara como las enfermeras de San Rafael.

Este empresario no cumplió su palabra, quizás ya habría contratado a otra persona y obligó a mi mujer a que dijera que no. Este empresario del tabaco no tiene palabra y como tal no es un caballero. Mi mujer por creer a este dejó un trabajo que ya no pudo recuperar.

Inma shoshete, tu no te preocupes que cuando una puerta se cierra otra se abre, y a cada cerdo, ya pueda tener un estanco o una tienda de artículos de pesca, le llega su San Martín.

Salud y Libertad
Publicar un comentario