Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

domingo, 4 de enero de 2009

El Bohiga de Cádiz


En Cádiz, en la época de los sesenta/setenta, existía un amplio elenco de personajes de la ciudad que con mucho arte y mucha gracia eran parte de distintos espectáculos que había en los diferentes salones, cafés, o discotecas del Cádiz de los entonces.

A bote pronto recuerdo el famoso Pay Pay, La cueva del Pájaro Azul, Salón Moderno….etc. En estos ambientes nocturnos había sus correspondientes espectáculos, bien de humor, de cante moderno de la época o flamenco.

Entre los artistas y personajes por nombrar diría; Gineto, El Beni, El Chino, La Petróleo, El Sardinita, Y al que voy, el Bohiga.

Este señor orondito con la jartá de arte, era uno de esos flamencos que te amenizaban una fiesta, pero además de su arte era conocido por su “poca vergüenza”. El Bohiga trabajaba en el Ayuntamiento de Cádiz como matarife en el desparecido matadero municipal. Al cerrar este terminó trabajando en el parque Móvil de abrillantador de carrocerías, así hasta que se jubiló.

Yo no he tenido la suerte de escuchar de su boca ninguna de sus historias u ocurrencias nocturnas, pero si escuché una historia contada por un compañero suyo cuando estuvo en el matadero que es……….para mearse, total.

Me dijo este amigo que antes en el matadero se concertaban visitas tanto de extranjeros como nacionales. En esas se mostraba como se trabajaba en la matanza y el posterior despiece. Pues me contó el compañero con el que coincidí en jardines y que a su vez también fue compañero del Bohiga en el matadero, que en una de estas visitas de guiris, el Bohiga se quitó del medio mientras el guía les hacía las oportunas explicaciones, dice que no se le ocurre otra cosa que meterse en la boca un poco de sangre de vaca, y seguidamente se puso entre los labios y sobresaliendo por la boca un trozo de lengua de este mismo animal. Gesticulando a escasos metros de la expedición llamó la atención de estos, a lo que acto y seguido sacó un cuchillo y comenzó a cortarse la lengua que la tenía entre los labios hasta que escupió el trozo con el posterior caño de sangre.

Dice que se lió la de Dios, los guiris gritando cerrándose los ojos ante la atenta mirada del Bohiga y de los compañeros que no lograban calmar a los visitantes.

Para cagarse en sus castas pero yo cada vez que lo cuento me parto.

Salud y libertad
Publicar un comentario