Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

sábado, 4 de abril de 2009

La inconveniencia de la Semana Santa


Lo reconozco, es un coñazo los desfiles procesionales. Te cortan las calles, te quitan el poder pasear tranquilamente y de tomarte un cervecita a donde se te apetezca, si deseas cruzar por una calle y está pasando una procesión es casi imposible cruzarla, y si lo consigues encima algún malage juega a hombre inmóvil con los brazos a lo tinajita para hacerte casi imposible que pases por allí, y encima si vas con un carrito de niños chicos, mas vale que ese día cambies tu itinerario pues no hay calle que no se vean capirotes.

Para colmo como tu viva en una de las calles por donde mas transitan las cofradías y no te guste para nada, es ya “pa” matarse o quemarse a lo bonzo, eso de tener que aguantar a horas intempestivas los tambores y las trompetitas es el acabose. Tiene guasa lo reconozco que tu quieras dormir un poco y te lo impidan la dichosa marchita y lo fuerte que arría con el mazo el gordo, que siempre es el que toca el bombo.

Pero esto es así y de momento nos tendremos que aguantar y no poder pasear por el centro de la ciudad, ni poder tomarse tranquilamente la cervecita en los sitios acostumbrados y ni ir a la pizzería pues estará seguramente “abarrotá” de chaquetitas, así que lo mejor de todo es irse a la playa o a la sierra. Y si dan por culo en la ciudad las cofradías, los cofrades, los tambores las trompetas, los cargadores y todo lo que conlleva esta semana “poqueledén”.

Hacerme caso si no gusta lo mejor es marcharse de camping como dijo Juan Carlos Aragón.

Salud y libertad

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya, pero siempre nos vamos los mismos... a ver si un añito, solo uno y por aquello de variar, cogen y se van con la procesioncita a la playa, la sierra o al mismísimo ca... mping.

Marisa dijo...

De acuerdo, pues añade a eso, que en Valladolid durante todo el tiempo que dura la procesión, nadie cruza de acera y son un montón de horas sin dejar de pasar imágenes, una tras otra, hasta completar la sagrada pasión del Señor completita y tienes que buscar el itinerario alternativo como si fueras un vehículo... bueno, ahora ya menos, ahora alguno cruza por detrás de las imágenes, y si lo hacen por delante, seguro que son forasteros, pero en mi época así era, nadir cruzaba la calle al paso de la procesión, y no veas que bien lo utilizaba yo como excusa para llegar tarde a casa: "Es que no podía cruzar porque pasaba la procesión". Y mi madre se lo creía, porque era verdad, llegaba tarde porque me quedaba viendo la procesión ¡¡lo que hacía una con tal de estar un ratito más con el novio!! Aunque fuera en actitud tan casta.

Lo peor que tuve que sufrir hace años relacionado con trompetas, tambores y gaitas, es que frente a mi casa hay un colegio en cuyo patio ensayaba una banda de semana santa, y todas las tardes, desde el mes de SEPTIEMBRE, más de una hora de ensayos.
Los primeros días eran tortura china, malsonando y chirriando trompetazos, que te daban ganas de bajar y meterle al soplador algo más que prisa.

No había tele, ni estudios que aguantaran semejante tortura durante tantos meses.
Afortunadamente dejaron de ensayar frente a mi casa y pude retomar mi gusto por la música semana santera.

No soy muy procesionera (aunque admire y valore el arte sacro), aun así, buenos son unos días de asueto y desfogue. Al menos en esta época, no me adornan las calles con lucecitas y árboles y espumillones traídos de otras galaxias, ni me obligan a poner unas cenas de escándalo ni a hacer regalos a diestro y siniestro, aunque…¡¡todo se andará!! Supongo que es cuestión de tiempo.

Un abrazo enorme. Besitos a Inma y felices vacaciones para toda la familia.

Marisa

Gonover dijo...

Paco, te hacía amante de la Semana Santa. No sé por qué.

Pero bueno, esto es como todo, a quien no nos gusta el Carnaval, si decidimos ir a Cádiz en esas fechas, pues nos tenemos que joder con los disfraces, borrachos e incovenientes.

A quien no le guste la Feria de Sevilla, mejor que no venga en esas fechas, porque o va a la Feria, o va a una Ciudad Fantasma. Y ni te digo si vive en Los Remedios, eso ya sí que es un auténtico calvario.

La Semana Santa es otra de esas fechas en las que se pone de manifiesto la diversidad cultural de esta tierra, en donde SIEMPRE se ha sabido respetar y tolerar las cosas que no nos gustan, por el mero hecho de que a otros muchos sí les gusta.

En estos tiempo que corren, ya se leen atrocidades como "eliminar de una vez la Semana Santa", o "basta ya de procesiones", o "que se metan las imágenes en sus templos y nos dejen en paz a todos", ... Vamos, cositas varias que indican que la tolerancia a lo ajeno corre peligro de desaparecer.

Ahora algún listillo vendrá con eso de que "a ver cuándo los cofrades toleran a los que no lo somos y se llevan su Semana Santa a otro sitio". Ante esto, no tengo respuesta, básicamente porque la propia afirmación contiene su correcta respuesta.

Javi Osorio dijo...

Pasaba por aquí, para saludar a la buena gente y a desearte una feliz semana santa.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Pues yo lo siento Paco,pero a mi me gusta mucho la Semana Santa y las procesiones, y procuro verlas todas en Cádiz.
Un bsto Rocío

Paco Rodríguez dijo...

Yo solo reconozco que es un "coñazo" para los que no les gusta, a mi como, no es que no me guste, si no que me encanta, no pongo problema alguno.

Por eso lo mejor es, para quien no le guste, alejarse de los desfiles procesionales.

Un abrazo a todos

Mike dijo...

mis padres desaparecían de su casa, en pleno centro de Zaragoza, durante semana santa y fiestas del pilar. Ya puedes imaginar por qué.

Un día necesitaron salir de su casa, en plena ofrenda de flores del pilar, y les fue físicamente imposible.

Para quienes conozcan la ciudad, vivían en C/ Alfonso I esquina con el Coso. En toda la yema...


Saludos y que disfrutes estos días.

manolo rubiales, excomulgado dijo...

Uno intenta alejarse y las procesiones me persiguen.... Arrrrgggg..., es una pesadilla, vaya donde vaya tengo un penitente detrás...
Ya ni en los Caños Paco, picha, ni en los Caños, y el presupuesto no me da para irme de camping a los Fiordos.
Un abrazote

Ana dijo...

Anda no seas "exageraooooooo" Paco, seguro que no será para tanto....jajaja.
Mira que a mi no me tira mucho las procesiones, pero hijo, a mi familia, sí que le gustaba, y de pequeños, iba de penitencia a la vera de ellos.
Que tengas una feliz semana santa, en la playa, o esquivando los cirios para que no te manchen.
Un beso