Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

jueves, 2 de julio de 2009

Los Fernández del Río y la chirigota Los tintos de verano


Carlos y Mari es una pareja amiga con la que hemos compartido mucho y muy buenos ratos. Con el Chato que es como se conoce a Carlos he tenido una relación llena y repleta de anécdotas, tanto de solteros como de casados.

Solo había una frase que hacía temblar los pilares de la tierra, una pregunta, una simple pregunta era el comienzo de una historia que no se sabía como podía acabar. ¿A que tu no tienes cojones?, y la respuesta, ¿Qué yo no tengo cojones? Eso era la antesala para que ambos usáramos un teléfono público, antes no había móviles, y llamar a nuestras novias y decir, prepárate que en una hora nos vamos, o bien de Camping o al Rocío u otras historias interminables.

El magnífico carácter del Chato era propenso a tener que soportar las travesuras que a mi se me podía ocurrir, con una paciencia increíble estoicamente las aguantaba. Recuerdo ya ellos casados que habíamos quedado en ir a su casa una tarde, Inma me comentó que el Chato estaba que echaba chispas con su suegro, pues le había comprado un patito a su hijo, y el hijo de puta pato había estado toda la noche dando por culo y no dejándole dormir con tanto cuá. Habíamos quedado en su casa yo iba con el desaparecido Haty mientras las mujeres nos esperaban en la casa, y sabiendo lo del pato del tirón mi colega y yo nos fuimos por todas las tiendas de animales buscando a donde comprar otro pato.

Y lo encontramos y lo compramos, cuando llegamos a la casa aun no había llegado el Chato pero si estaba la mujer, que cuando nos vio con el patito, no sabía si reír o llorar, aunque cuando por fin llegó Carlos este solo decía, ¡No!, dejaros de cachondeo, ese no se queda aquí……y cuando nos íbamos era verlo correr por las escaleras con el pato, hasta que consiguió dejarlo fuera y acabó en la cascada como todos los patos de Cádiz.

Podía contar numerosas vivencias o putaditas que le hacía, a grosso modo, como el también era de cofradía como yo, cuando fuimos una vez a tomar posesión de nuestros cargos en una misa, le dije ¿tu te has confesado ya? ¡No! Pues le dije que teníamos que ir todos confesados que así lo había dicho el cura, y el pobre se fue a confesarse para luego acordarse en mis castas, o llamarle al móvil en medio de la misa, o llegar un día con su hijo Cristian que tendría un par de añitos a la misma puerta de Santa Cruz, y decirme ¡Échale una miradita al niño! Y mientras estaba adentro y en la misma puerta todo lleno de gente, le enseñe a niño a tocar el claxon. Y no veas la que estaba liando el jodío niño solo en el coche pues yo me aparté lo suficiente para tener controlado al niño mientras que este aporreaba los tímpanos de los que allí estaban. O pedirme el chiquillo que le comprara un globo también con cuatro o cinco años y decirle – Cristian tu madre tiene globos en la mesita de noche, tu díselo a todos. Y así lo hacía… y un sinfín de ocurrencias, de las que tanto el chato como Mari terminaban por denominarme algo así como ¡Qué pedazo de cabron que eres!

Ellos fueron los primeros en casarse y al poco tiempo tuvieron a su hijo, Cristian, y recuerdo que cuando escuché de la chirigota Los Tintos de Verano el pasodoble a los nombres de los niños, se lo comenté y me dijo con cara de resignación sin saber si cagarse en los muertos de Juan Carlos o en los propios, pues el pasodoble de moda de ese año tocaba muy de lleno el nombre que ellos escogieron para su hijo y que no es otro que:




Cuando unos padres escogen,
un nombre para su hijo,
y santifican su nombre
con un pedazo bautizo.

Van y le ponen Cristian,
pongamos por ejemplo,
celebran la "eucaristian"
"pa" que le llamen Cristian cuando salgan del templo

Es un nombre sagrado
es Cristian "pa" cualquiera
así le han bautizado
y aunque es un poquito hortera
ese es su nombre en verdad.

Y es muy triste "pa" una madre
y para un padre oír después
que en vez de llamarle Cristian
Cojan y le digan
¡Cabeza Que!

Por favor no le pongáis mas nombres guais
a los chiquillos
Y de una vez se enteráis
de que aquí estamos en "cai"
Y "to" el mundo se llama
¡Quillooooo!







Salud y libertad

5 comentarios:

Bermauntier dijo...

¡Qué risa con las anécdotas pero más aún con el pasodoble que me encanta!

viru dijo...

Te felicito por tu blog.Lo sigo casi a diario.
Humor fino del bueno, de cadi y cadi, y sobre buenas reflexiones y apuntes culturales muy interesantes.
La parte de semana santa muy buena.Me gustó mucho el tema de los videos de la semana santa de los 80,cuando los palios iban de balcón a balcón,por lo demás felicitarte por que es un blog de categoria.

Te saluda atentamente el viru.

Gonover dijo...

Hola Paco. Gracias por el saludo.Todo bien, un poco de exceso de trabajo, un poco de otras ocupaciones, y un poco de desgana blogera, hacen que lo tenga muy parado hasta no sé bien cuándo.

Un abrazo.

Paco Rodríguez dijo...

Gracias tocayo y a Viru que me alegra que le guste mi blog y que lo siga. Gonover no me des esos sustos, cuando vengas por la Isla dame un toque.

Inma dijo...

¡¡¡Que tiempos aquellos!!!!
amigos hemos tenido muchos, pero como Mary y Carlos pocos.
A mi se me ocurren muchas mas anécdotas, todas para partirse.