Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

jueves, 7 de enero de 2010

Esos Reyes Magos que no llegaron a su fecha


Cuando iba a nacer mi hijo Pakito, se decía que nacería para Reyes, no es porque tocara ese día ni las cuentas nos mandaran a esa fecha, si no porque era la fecha mas señalada y por ello vanagloriábamos a los Reyes Magos que iba a traer el mejor regalo para su padre y por supuesto para una orgullosa hermana.

Egoístamente quería que hubiera nacido antes del 31 de diciembre por el tema escolar, por eso de ganar un curso que por un día o unos simples segundos ganan los que nacen el mencionado último día del año, al que lo hace a las 00.01 horas del primer día de enero. Pero vamos eso era pura anécdota de unas cuentas y otros motivos al que quiero verdaderamente hacer mención.

Llegó el primer día de enero de 2004 y todavía nada, aunque las fechas era para posteriori como al final así fue. Y seguían sumando los días y lo mismo, - ¡el niño para Reyes!. Pero no se cayó en que esa frase iba a producir una de las frases más bonitas que yo he escuchado a mi hija.

Llegó el seis de enero, aun no había dado síntomas de nacer, y como siempre y como suele ocurrir en muchas casas de noche van los Reyes y no cabe la menor duda que a mi Pakito, aun sin haber nacido, le habían dejado sus regalitos. Pues amanece ese día y Laura que por entonces contaba con cinco añitos la llamamos con el típico ¡Laura que han venido los Reyes! Pero se vino el alma al suelo mientras  dio una lección magistral con un ¡Bien voy a conocer a mi hermanito! Ni que decir tiene que me quedé de piedra.

A sus cinco años ella no recordó lo que había escrito en su carta, ni siquiera  que su mamá aun seguía con su enorme tripa a punto de caramelo, ni nada de nada. ¡Mi hermanito! Si su hermanito del alma al que ella adora y al que tiene a cada momento en su mente.

Los Reyes luego llegarían cuatro días después, o sea un diez de enero, y desde esa noche que llegó a casa y le pusimos la capota al lado de su cama, pues ella quería dormirse junto a su hermano, fue cuando sacó su brazo y lo extendió para agarrar la manita de su hermanito, desde ese mágico, y creerme, emotivo momento que viví y que hizo literalmente llorar de emoción, supe que mucha suerte había tenido Pakito pues ya tenía su angelito que lo salvaguardara, y tened seguro que lo hace, y muy bien por cierto.

Salud y libertad.
Publicar un comentario