Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

sábado, 8 de mayo de 2010

La reforma laboral “socialista popular”


Cuando oyó su nombre respiró. Hoy le había acompañado esa suerte que durante otros días no tuvo. Juan un magnifico cocinero, se suponía que por ser jueves, quizás le fuese propicio a su oficio. En ese momento le cubrió un manto de alegría que le olvidó que, aunque levantado desde las seis de la mañana para ponerse en la cola de las ofertas y demandantes de empleo, esa jornada lo llevaría a que ese día iba a llevar a su casa un salario.

En cambio Luis, su hijo mayor, el cual tuvo que dejar los estudios porque sus padres no tenían capacidad económica para sufragar los cuantiosos gastos que conllevaban sus estudios, de nuevo, y aunque estaba levantado desde la misma hora que su padre, se volvía hacia su casa hurgándose en los bolsillos, como si quisiera encontrar algo.

Mientras se marchaba hacia su casa recordaba las palabras de su padre, y no eran otras que la añoranza de sus tiempos pretéritos en los casos de la vida laboral de los trabajadores de entonces. Al contrario que hoy en los que los trabajadores se habían convertido en limosneros de puestos de trabajos puntuales, recordando como se vanagloriaba su padre de que en un tiempo los trabajadores tenían unos derechos adquiridos, y entre ellos unos derechos a un trabajo estable, todo regulado y regido por unas leyes sociales.

No podía creer que un partido obrero hubiese estado de acuerdo en reformar las leyes laborales en la que prevalecería el libre despido y que por ello contribuiría a la libertad de horarios, jornadas, contratos y sueldos. Y si no comprendía que un partido obrero hubiera realizado tal aberración, no comprendía que asalariados militaran o simplemente votaran a partidos políticos de derechas, que eran los que desde siempre habían querido que los trabajadores soportaran tanta inquietud laboral, todo ello recordando las vicisitudes que vivía actualmente su padre y él, en sus empeños diarios buscando y rebuscando un trabajo aunque fuera en precario

Cabizbajo y buscando lo que no tenía en sus bolsillos, solamente pensó. ¡Vaya mierda de país consintió mi padre! Los gobernantes de izquierdas y auto catalogados de obreros pero con ideal de empresarios. Y los de la derecha con el ideal empresarial y amparados por los obreros.

Para arañarse la cara para arriba.

Salud y libertad
Publicar un comentario