Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

viernes, 23 de julio de 2010

La Historia pequeña de Cádiz.


Si todos los gaditanos leyeran este libro, seguro que muy pocos no se sentirían identificados con alguna de sus pequeñas historias.

Esta primera parte de las historias, a mi particularmente me ha recordado muy mucho algo de mi infancia, los dichos de las gentes me ha trasladado a una época de jolgorios y juegos, me ha recordado diferentes personajes, diferentes establecimientos, un sinfín de ocurrentes historias, que tal como dice Julio Molina Font en la presentación “evocará recuerdos de tiempos ya pasados” y tal como dice voy a explicar con mis palabras unos hechos que mis amigos y yo hacíamos de pibes, y que el autor también menciona.

.- En la calle Benjumeda esquina con San José había una ventanita que era un traga luz de la zona de las escaleras dela finca a donde se ubicaba. Esta daba a la citada calle Benjumeda pero se entraba desde San José. A uno cualquiera, yo también caí en la trampa, se le posicionaba justo debajo de esta ventanita enrejada y se le decía que silbara que de momento del balcón de en frente salía una tía en pelotas. El inocente así lo hacía mientras que el resto se ponía debajo del balcón mirando al inocente inocente, mientras que otro había accedido a la casa donde estaba esa ventanita, y mientras que el desafortunado mirón esperaba a la desnuda señora, el otro amigo que ya había accedido hasta esa ventanita, le arriaba un zapatazo en "to lo alto"con su correspondiente zapato deportivo, (normalmente eran los conocidos tortolillas).

Pues esta es una de las historietas que a su forma Julio Molina de Font nos enseña en La historia pequeña de Cádiz, libro que aconsejo su lectura a quien quiera pasar unos ratos amenos y agradables, independientemente de ser de Cádiz o no, pues la sonrisa queda mas que garantizada.

Salud y libertad
Publicar un comentario