Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

lunes, 6 de diciembre de 2010

Al circo, madre yo quiero ir al circo.

De esta forma Antoñito Martín daba comienzo a un gran pasodoble de los que ponen los vellitos de puntas. Pero antes de seguir con este pasodoble quisiera puntualizar algo que es muy difícil de tratar y que hago desde el corazón, el amor a las personas con discapacidad síquica.

Cuando mi ex mujer se quedó embarazada, y por tener familiar directo con esta discapacidad, los doctores le dieron la oportunidad de hacerse la amniocentesis o algo así, que no es otra cosa que una incisión en la barriga, que extrayendo liquido amniótico podría predecir si el feto vendría con esta discapacidad. Yo solo le dije que si tras esa prueba el resultado daba que nuestro hijo, hija en este caso, tuviera esa deficiencia, le pregunté si ella procedería a interrumpir el embarazo.

Mi ex mujer no se hizo esa prueba, porque ella sabe en primera mano lo que es un familiar con Síndrome de Down, familiar a la que quieren todos, familiar a la que no cambian por nada, pero que esto no significa que sus padres hubieran dado su vida porque ella careciese de esa discapacidad.

Hace unos años leí en un blog de un cura de Madrid como hablando de estas discapacidades decía. “No es que la sociedad esté avanzando y existan menos niños con estas discapacidades, simplemente es que ya no nacen”. No seré yo quien diga a nadie lo que debe de hacer si está embarazada de un bebe de este tipo, no se lo dije ni a mi ex mujer y se trataba de mi hijo. Pero si se que la mayoría de las gentes que tienen un familiar con esta discapacidad, daría lo que fuera porque estos no la padecieran, sobre esto nadie creo yo, lo pone en duda.

Pues yendo al tema del pasodoble correría los años 81 u 82 cuando a Cádiz vino un circo que se estableció en unos terrenos que había en la Barriada de la Paz, que pertenecía a lo que era el campo de futbol de San Fernando, hoy se ubican los pisos llamado "del puerto dos".

Pues un chaval creo que padecía el Síndrome de Down, en sus mundos quiso entrar en el circo, y algo paso que ese niño no apareció mas en su casa, vamos es que no apareció ni con vida. Todo apuntaba a que uno de los porteros o quien fuera del circo, no le permitió la entrada a este niño, aunque posiblemente mayor, pero un niño, quiso entrar sin su correspondiente entrada, y apareció muerto a manos de este homicida que, no recuerdo bien lo que pasó pero que le quitó la vida antes de dejarlo entrar a ver el mayor espectáculo del mundo.

El pasodoble decía:

Al circo, madre yo quiero ir al circo,
mitad hombre mitad niño,
le refirió a su manera.

Dinero, si yo tuviera dinero,
no habría en el mundo entero,
un circo que tú no vieras.

Y se fue, mitad hombre mitad niño
entre el bullicio y la algarabía
al mundo de la ilusión con el corazón
lleno de alegría
pero ignorando su mente
que sin dinero solo en el cielo
podía entrar.

Y se fue, por siempre
tras su suerte se fue.

Y la función dio comienzo
entre el clamor de la gente
mil niños gozaban dentro
fuera quedó indiferente

Golpeado por la vida
con el pesar más profundo.
Mitad hombre mitad niño
cayó vencido contra sus penas

Y en busca de algún payaso
llegó camino de las estrellas.
Al mayor circo del mundo



Salud y libertad

2 comentarios:

Manuel dijo...

Ayer leí el articulo y sin que me diese tiempo a oir el pasodoble se me escaparon sin hacer nada por evitarlo, dos lagrimas, hoy y tras meditar sobre el tema continuo sin dar con la clave del porqué puede ocurrir cosas como estas entre la raza humana, pero es que hace unos dias en otro blog de otro admirado paisano, publico otro articulo que no por menos gravoso dejaba de ser igual de lamentable (me refiero a lo ocurrido con un buen hombre, Simón el taxista), y la respuesta de la sociedad al parecer fué más o menos la misma, mirar para otro lado y me pregunto: si nosotros no nos movemos, como vamos a exigir que lo hagan los demás. En fin un abrazo a la familia y amigos y a usted, muchas gracias.

Nortwinds dijo...

es un tema muy espinoso amigo, yo acabo de tener mi segundo hijo, y cuando mi mujer estaba embarazada no se hizo la prueba, porque las posibilidades no eran altas, pero de haber sido, no se como hubiesemos reaccionado, porque es algo dificil.

Gilipoyas hay en todos lados, y escondidos tras un teclado mas que en ningun lado, que facil es ser valiente tras el anonimato, como ese que describes.

Antonio ay Antonio, que seria de mi memoria sin sus coplas

un abrazo