Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

miércoles, 19 de enero de 2011

Antonio Martín García, Paco Alba, mi amigo Alejandro Vinagre y Los Caballeros de la piera reonda.

Cuando yo le escribo todos los años a mi amigo Haty, lo hago desde la convicción de que el me estará escuchando, Si no sería de tonto hacer algo que se quede entre los muros de mi conciencia y la oreja o vista del receptor.

Desde que tengo conciencia en la red, no dejo parar la cita de acordarme de mi amigo fallecido, ¿el mejor amigo? Yo me reafirmo siempre, que este Haty fue el mayor de hijo de puta que mayor daño me ha hecho, y solo se lo perdonaré en ese momento que me abrace con él, lo que él hizo con su amigo Paco o sea conmigo de dejarme llorando e irse sin despedirse, de momento no se lo he perdonado, claro, pero no significa que el Haty sea al día de hoy mi mejor amigo….. Y creerme, lo echo mucho de menos.

Y es por eso por lo que yo siempre he admirado las letras carnavaleras, porque son diarios de lo que alguien quiere decirles, en este caso de sus autores a sus gentes…… a sus vidas.

Y rememorando un temita de los caballero de la piera Reonda de mi admirado Antoñito Martín, me he puesto en su pellejo cuando yo año tras año a primero de año le escribo una cartita a mi amigo Haty, pues a buen seguro, Antoñito, el de la calle San Vicente, el de al ladito mi Puerto Chico natal, esta letra a su maestro y amigo Paco Alba no le será la última, pues ya le tienen muchas dedicadas, y será la continuación de tanto cariño

No cambies, que para mi eres un referente.

 
PD. Por cierto para quien no lo sepa la firma de “Salud y libertad" la copié de los escritos del diario de Cádiz de Antonio Martín García….pero ya es mía como el pasodoble del jardinero de Capricho Andaluz

El pasodoble al uso es el siguiente:

Buenas noches mi maestro,
aquí estamos con lo nuestro
después de cincuenta años.

A librar otra batalla,
peleando aquí en el Falla,
el teatro centenario.

con veneno en las entrañas
y los recuerdos del alma
de aquél burrito Lucero,

que escuchaba de mañana
por las calles gaditanas
el pregón de los Pajeros.

Esos buenos tiempos
han ido cambiando
y hoy dicen Cádiz igual que Sevilla,
aunque yo sigo contigo pensando
qué sabrá nadie de nuestras cosillas.

Qué sabrán de aquella noche
que en tu copla se deshizo
cuando nos fuimos llorando
por un capricho,
por un capricho.

Pero esta noche, maestro,
no vengo a parar el tiempo
qué me importa lo que digan,
vámonos los dos por Cai.

Al compás de tu comparsa
que como nadie la canta
en tu honor estos chavales.

Y en la puerta la Caleta,
tu rincón más gaditano,
aquí quiero devolverte
lo que un día te robaron.

Este premio y este aplauso,
el aplauso de los nuestros
esta noche te lo entrego
mirando al cielo
por ti maestro,
por ti maestro.


Salud y libertad
Publicar un comentario