Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

sábado, 27 de agosto de 2011

Jornada de Pesca

Siempre me ha gustado pescar, de siempre he tenido una caña del país que consistía en dos partes; el zanco en la parte inferior y más robusta y su espiga que era la superior, más flexible, con su correspondiente orejilla que era a donde se enganchaba el aparejo.

Me gusta pescar con viyuela o también conocida como corchuela, por lo menos en San Fernando, me distrae mas el estar pendiente a un trozo de corcho flotando que soltar una caña al lance y esperar a que piquen.

Como anécdotas de mis antiguas jornadas de pesca, voy a recordar una en la que fui a pescar junto a mi amigo Haty Q.E.P.D. y mi colega y compañero de trabajo Carrillo. Y la anécdota fue que pescando allá por el año 1995 en la Punta de San Felipe, cogimos entre los tres cerca de un centenar de piezas entre mojarritas y otras especies. Al acabar nos fuimos a un bar que había en la plaza de Mina en la que conocíamos al cocinero y no frió toda la pesca, y cuando nos trajo la fuente rebozando por tanto pescado, fuimos la sensación del resto de comensales que allí en esa terraza de verano estaban junto a nosotros.

Otra fue mi última pesca antes de la que comentaré posteriormente, y fue, recuerdo que un viernes tras el primer capítulo de la serie Cuéntame como pasó. Fue una pesca nocturna en el paseo de Santa Bárbara, por supuesto también con viyuela aunque usara una caña de carrete. Cogí un ranchito bueno de Mojarras y Bogas, y cuando me marché e iba dirección a San Fernando, en la entrada a la ciudad me paró una patrulla de la Benemérita. Me hicieron la prueba del alcohol, que dio positivo por muy poco, yo aduje y le enseñe el pescado que cierto me había tomado alguna lata de cerveza y que no había comido nada, y esperaron un rato y me volvieron a hacer la prueba, y viendo que no daba muestras de embriaguez y que me había bajado la tasa tras una charla normal entre los tres, me dejaron llegar a mi domicilio y por supuesto no me llegó sanción alguna.

Y la última fue con unos amigotes de san Fernando, Jesús el de comisiones (¡ponme un tinto carajo!), Salva el estanquero de la calle campanilleros (una de las mejores personas que uno se puede encontrar en su camino), Carlos el mi alma, (conocido por el de los vinos ¡por cógeme el pepino!), Baldomero un amigo de estos y ya mio, (que tras unos años en Inglaterra aun no le pagó el inglés el vino que se bebió) y mi menda lerenda. Jesús me prestó su caña de lanzar, pero que por supuesto le puse la viyuela. Antes había ido yo a la plaza de Cádiz y había comprado un kilo de gambas arroceras las cuales pelé y metí en un poco de sal, para usa como carná. Y llegamos al lugar de pesca, antes de yo lanzar, Salva ya había cogido una mojarrita, pero al primer lance mío ya subí yo otro pescado. Así hasta llegar a pescar más de veinte piezas de mojarras, mojarritas de piedras y otras especies.

Total que esa jornada me volvió a recordar que la pesca es una de esas artes, que tanto si has pescado o si has pensado es altamente productiva, tan a tanto que ya me estoy pensando de adquirir una caña para que en mis momentos de incertidumbre y de no saber qué hacer, repetir la experiencia de por lo menos intentar pescar, y si no, echar el tiempo afuera.

Salud y Libertad.

Publicar un comentario