Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

lunes, 31 de enero de 2011

La sudamericana y su compañero de trabajo

Leyendo las Soleares del emigrante que tan bién ha escrito mi tocayo Paco Rosado, me ha recordado a una situación que he vivido en segunda persona en un bar de la zona de mi barriada, en la que una de las trabajadoras de origen sudamericano, no se ni me importa si es nacida en América y que se vino a aquí o nacida en este país procedente de padres inmigrantes, vamos que yo veo a esa persona y veo una ciudadana en este caso trabajadora y punto.

Pues yo la veía y la veo trabajando en un bar desde que el empresario lo abrió, y siendo igual de educada que otro cualquiera, simplemente comete su cometido valga la redundancia, que no es otro que servir a los clientes, de la misma forma que cualquier otro camarero tiene que hacerlo, no hay mas tutía.

Y tenía como compañero un chaval que entre ellos se llevaban la mar de bien, se compenetraban y se respetaban, él un malagueño que vivía desde hacía años aquí en la Isla, y que dijo que se iba para su costa del Sol, que ya era hora de volver a su tierra, y se fue y yo solo le dije que le fuera bien, y que esperaba verlo de nuevo por aquí, a lo que me aseguró que tarde o temprano nos veríamos.

Y lo sustituyó un gachón, un tipo de unos cuarenta tacos más o menos, y yo pues como si nada, poco a poco nos fuimos conociendo, aunque yo a ese bar fuera para diez minutos en ocasiones especiales, ya iba sabiendo de que yo aunque de tarde en tarde, soy como Teruel, existo.

Y un día, recién entrada la ley del tabaco, estaba fumándose un cigarro en la puerta del bar, yo le saludé y entré y de seguida entró él, le dije que no se corriera en prisas, que se fumara el cigarro, puesto que yo había cogido el Diario y lo iba a leer. Y comentó algo despreciativo sobre las mujeres que yo no caí, pero de seguida vi como él quiso dar a entender algo contra la compañera  sudamericana de nacimiento o de genética, que antes he mencionado.

Le dije, ten cuidado con lo que dices que puedes acabar mal, y le recordé que se fuera a fumarse el cigarro, y le hice un chiste de que Zapatero lo había echado del bar….

A lo que sin apenas conocerme dijo el xenófobo este, que la culpa de que nos echaran de España no era de Zapatero eran de los inmigrantes, haciendo un ademán con la mirada señalando a esa trabajadora que lleva en el bar mucho más tiempo que este tipo.

Cerré el diario, pagué la copa y me fui, y se me vino a la mente todos esos que incluso siendo hijos de emigrantes, incluso teniendo inmigrantes en su familia se creen con el derecho de tratar como escoria a estas gentes. Gentes que no son culpables de buscar un trabajo y haberlo conseguido, gente que han huido de miserias para encontrar estabilidad social. Simplemente gentes.

Y aun hay gentuza que su frustración la paga con el prójimo.

Salud y libertad
Publicar un comentario