Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

lunes, 14 de febrero de 2011

La invasión de los negocios Chinos

Existe una leyenda urbana que afirma en su desconocimiento que los chinos abren sus negocios con una determinada subvención del Estado que les eximen de pagar unos determinados impuestos. Esta leyenda que difiere con la realidad lo que pretende es alimentar, todo bajo el desconocimiento de los ciudadanos, algún tipo de xenofobia, o racismo. A los que los ciudadanos llegan a creer que estos ciudadanos orientales tienen ciertas prebendas sobre los otros ciudadanos, como por ejemplo los comerciantes del lugar de origen.

Yo tengo mi propia teoría sobre la implantación de estos macro negocios que están proliferando, tanto en Cádiz, San Fernando y supongo que el resto de la Bahía de Cádiz. Creo que estos llegan con la intención de trabajar sin más beneficio que el que puedan repartirse, incluso lejos de sueldos pre establecido. A todo esto llego a creer que estas gentes viven en casas a la que posiblemente, sean varias familias las que cohabiten en una misma vivienda, eso sí, supongo que lo harán en armonía para evitar enfrentamientos o malos rollos en la vecindad. Con ello reducen muy mucho el gasto por vivienda

A todo esto, los altos precios de los alquileres de locales tradicionales, como está ocurriendo en Cádiz en lo que se ha hablado de pagar unos alquileres que pueden llegar a los tres mil euros mensuales, o sea medio millón de las antiguas pesetas, obligan a que los comerciantes no tengan más remedio que cerrar sus negocios, pues poco más para allá hay abierto un chino con unos precios, con los que no puede competir.

Los negocios orientales es una fuente de los que nos lucramos los consumidores, que al fin y al cabo somos los que nos gastamos nuestro dinero en donde nos dé la gana, pero a estos si algo hay que reprochar o digamos investigar, es si existe una explotación a sus trabajadores, si ellos cobran un sueldo, y si tienen o poseen contrato laboral, a partir de ahí entonces podrán competir en igualdad con todos los negocios similares.

Y por supuesto un tiron de oreja a los arrendatarios para que sean mas consecuentes con los negocios tradicionales, aunque ante esto al ser un mercado libre a donde la especulación inmobiliaria es latente no se puede hacer nada, solo saber que si el ladrillo nos introdujo en esta crisis, ahora están obligando a cerrar los negocios de la que hasta hacía poco eran sus gentes.

Salud y libertad

Publicar un comentario