Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

miércoles, 16 de marzo de 2011

Cádiz, la fiesta de los sentidos.

Dice Julio Anguita en uno de sus libros, que no le hubiera importado ser pregonero de la Semana Santa de Córdoba independientemente de ser ateo o no creyente, siempre y cuando su pregón hubiera sido realizado a través de sus sentidos. Sentidos que él puede recibir o percibir de una procesión en la calle.

Los sentidos son los que marcan los gustos, y Julio pese a no ser creyente cree que esa fiesta es mas para la gente del pueblo, que del propio pueblo. Pueblo que al fin y al cabo es quien debe de decidir lo que le gusta, lo que no o lo que se la refanfinfla.

Cádiz tiene una fiesta que más que de sus sentidos es de sus inquietudes, es de sus rebeldías, es las de sus poetas, es la de sus risas…. El carnaval de Cádiz es la fiesta de Cádiz por antonomasia.

Pero la fiesta de los sentidos es, para quien nos gusten todas, la Semana Santa. En ella podremos respirar un ambiente, unos olores primaverales que solo se respiran en esta época…. Ahora se olerá el carbón quemando incienso, pero en el mejor de los momentos posibles.

Y oiremos y escucharemos las mejores músicas y campaniles de la ciudad. Nos volverá el tiempo a rememorar esa marcha que escuchábamos hace unos años. Y a su vez el sonido del mecido de un paso, del rozar de unas zapatillas o de las bambalinas de un paso de palio chocando literalmente contra los varales, a sentir que nuestro oído nos transmite que de nuevo, y tras esos olores vivimos la Semana Santa.

Y sentiremos el tacto, ese mágico momento de sobrellevar una vela, de golpear una horquilla, o del quemar de una cera que a bien nos dio ese penitente. Penitente que bajo su faz lleva ese capirote incomodo, asfixiante de olores y reductor de la vista, que él es una de las partes más principales de nuestra celebración-.

Y el gusto, que aunque pocos lo hagan somos muchos los que en estos días cambiamos los churrascos por los garbanzos con acelgas, o el flan por el arroz con leche, o de ese piruli de La Habana. Auténticos manjares que aunque se coman en cualquier momento, como en este no sabe mejor.

Los sentidos de la Semana Santa, los sentidos de una fiesta, que, aunque no creas en esta celebración, es digna de sentir.

Salud y libertad
Publicar un comentario