Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

domingo, 23 de mayo de 2010

Bluquismarqui, caramelobluqui.


Antiguamente la gente tenía la necesidad de decir las cosas de manera que a veces no se sepa principalmente que es lo que se quiere decir. En Cádiz ha sido el arte de rebuscar en los interiores, para conseguir algo de la manera que menos cante dé.

Es mas o menos cuando hace mas de veinte años, los pibes tenían que ir a la farmacia para comprar preservativos y para conseguirlo debía de pasar unos cuantos ratos, esperando para ello primero que el farmacéutico fuera eso, un farmacéutico y no farmacéutica, esperar a que no hubiera clientes, y si los había que no fueran remilgadas señoras y entrar para pedir con las suficiente rapidez ¡Una caja de preservativos…. ! Y le daba igual la marca, lo único que quería era rapidez para evitar el mozo, que alguien se diera cuenta de que estaba comprando algo, que hoy en día están mas a mano.

Pues como eso existen muchas formas de pedir algo en la tienda correspondiente. Articulos los cuales se daba las vueltas para que nadie supiera que era lo que verdaderamente estaba adquiriendo el comprador en general.

Me contó un amigo que siendo un niño era monaguillo de la Iglesia de San Severiano, dice que el cura, que posteriormente se salió y terminó colgando los hábitos, tenía el arte de pedir en la tienda de Pepe Lossey, un "bluquismarqui caramelobluqui", pero el encargado en ir a adquirir ese producto era mi amigote el monaguillo. No era nada malo, aunque a lo mejor para un cura no estaba bien visto entre los parroquianos.

Entonces la rutina era la misma, Iba a la citada tienda de ultramarinos, pedía el bluquismarqui caramelobluqui, y envuelto en un papel lo que le entregaba era una botella de Tinto Savín que el cura se hincaba clandestinamente a cara perro al mas puro estilo trompetilla gaditana.

Salud y libertad.
Publicar un comentario