Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

domingo, 21 de junio de 2015

Del suicidio a la resurrección de Martínez Ares

El gran pelotazo de este pre carnaval 2016 ha sido el regreso de Martínez Ares, a tanto que ha eclipsado de cierta manera el veloz regreso de La Comparsa de Los Carapapas.

Es así, quizás ha sido el más deseado, si le preguntan a todos así lo muestran aunque haya un receloso que ante su regreso, haya apuntillado que él también trae una cosita buena, en fin

Yo crecí con Martínez Ares, y quien me conozca sabe que nunca he sido un ferviente seguidor, pero si conozco su carnaval y puesto a decir y opinar que época desearía, a groso modo. Aglutinaría una parte prepotente el que a partir de su tercera comparsa ya se creía con el derecho de pernada de estar en la final,  otra de el estilo almibarado calabacero, romantiquero y melódico, el de los pasodobles contundentes con arma arrojadiza y que se salve quien pueda, o el de la comparsa comparsa, de la pirata guerrera, la que mataba a cañonazos, aunque solo fuera para acabar con un insecto, o la última etapa la de cadi cadi, revolucionaria y ciega que es donde puso punto y aparte que todo mezclado junto a un pito de caña, el viento de poniente, las murallas, los bracitos de puente, la luna por la caleta, las torretas "con esto os dejo mi comparsa".

Pero aparte de eso y del grupo, y sin desmerecer a nadie, me alegro por Cristóbal, cuando una noche allá por principios de los noventa entre copa y recuerdo de coplas me dijo que Antonio era su amigo, pero que no iba a salir con él, el motivo, me lo guardo, pero era una historia de amor entre amigos, y me alegro porque al darle la enhorabuena de estar entre los elegidos, con la voz entrecortada, me dijo "Mi amigo, ¡no voy a salir con mi amigo!"

Cádiz esperaba a Martínez Ares, pero Cristóbal esperaba a su amigo.


Salud y Libertad