Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

lunes, 5 de julio de 2010

Corazón Rojo. La vida después de un infarto.


Tras superar los infartos, Julio Anguita nos muestra su corazón y nos enseña cada hueco de él. Nos enseña a vivir de una manera ordenada, con unas dietas previstas, con una cultura deportiva, con el único propósito de que obtener una mejor calidad de vida, y que no nos suponga los males que a él le acecharon. Nos encontramos con un libro repleto de enseñanza, enseñanza con tintes médicos y con tintes políticos.

Nos regresa a la vida estresante del político, de las constantes reuniones, de los sofocantes viajes, de las interminable reuniones, y sabe que posiblemente tanto desequilibrio en su vida pudo ser el causante de su problema con su corazón.

Pero a su vez nos muestra su corazón rojo comunista, de su vida y de su trabajo en pos de una sociedad justa. Nos revela secretos y hasta se muestra un enamorado de la Semana Santa, claro está de la misma forma que la defiendo yo cuando la aparto de lo religioso, la cultural, la de los sentidos.


Es un amante de su Córdoba no natal, nació en Fuengirola (Málaga), y nos muestra algunas cualidades de su hermosa ciudad. Otro momento emotivo y que relata fue la muerte de su hijo Julio Anguita Parrado en la guerra de Irak a donde cubría información como periodista en primera línea. Y sobre este tema reseño la frase que dijo a un foro que esperaba su intervención para hablar sobre la III república en la que ante la sala solo dijo “Malditas sean todas las guerras, y los canallas que las apoyan”.

Muestra en su libro su corazón humano y político, es de una ilustración enorme, tanto a los que comparten color de su corazón político, como de su corazón humano.

Salud y libertad
Publicar un comentario