Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

domingo, 20 de julio de 2008

El mostrador del bar Carapapa de Cádiz


Gaditaneando por la red, sobre todo dando mis paseos diarios por las páginas que mas me distraen, en este caso sobre las letras del carnaval de Cádiz, en este concretamente ponían un pasodoble de una pedazo de chirigota llamada “Los enterraores del siglo XX” pero hacían mención expresa a un bar y unos chirigoteros.

No voy a descubrir a Javi y David o a David y Javi, ambos son los hijos del Carapapa y han heredado ese apodo, pero aunque la letra es un enaltecimiento a estos y a la chirigota que sacaban en aquel año o sea en el 2000 y se llamaban Los Clásicos básicos que no habían logrado pasar ese año a la gran Final. Había una letra dedicada al mostrador del desaparecido bar Carapapa entre otros y quiero mostrar algo, muy poco de lo que yo podía ver un dia cualquiera y a una hora cualquiera en ese autentico bar de Cádiz

El Bar Carapapa estaba en pleno barrio de la viña, en la mismísima calle de la Palma. En sus servilletas de papel se podía leer “rincón cofrade y carnavalero” y era muy cierto. Allí lo mismo se escuchaba en un lado del bar hablar sobre una marcha procesional que en el otro lado se hablaba de una chirigota.

Allí en el que yo pasé muchos días y muchas noches junto a mi amigo y desaparecido Haty, (pinchar) que durante mucho tiempo trabajaba allí de camarero. En ese bar escuché piques de cante flamenco entre dos clientes, los cuales a lo Juanito Valderrama y Dolores Abril se lanzaban pelotas sin mas acompañamiento que algunas palmas a compás.

También se ha escuchado los pertinentes pasodobles o cuplés…. “Hola muy buenas tardes señor enrique….. no puedo entretenerme que voy pal dique” y como no, los pasodobles flojitos en la mismísima barra del bar.

Pero sobre esto último muy bien recuerdo a muchos que por allí se arrimaban a tomarse una pelotazo y entonar algún temita del recuerdo, a Joaqui, el Carapapa por excelencia que transmitía un saber chirigotero que se ha reflejado en sus dos hijos. O a sus dos hijos aun unos niños con los nudillos cantando cositas, incluso alguna que otra vez acompañado por otro gran amigo como es Miguel Utrera conocido como "el manta", antiguo componente del grupo de Subiela y anteriormente con José Luís Bustelo.

Fue una pena que se cerrara ese mostrador con la de pasodobles que allí se marcaron, pero si nos queda en la mente la gran institución que fue ese simple y gran local para quien unas veces más o unas veces menos echamos nuestros ratillos buenos apoyados como es preceptivo con el codo, cervecita en mano y robando la maestría de grandes chirigoteros.


Salud y libertad.
.
PD. Para acceder a la web de Los carapapas, pinchar en la foto

6 comentarios:

Manolo Rubiales dijo...

Antológicos y legendarios esos mostradores de la Viña, esas papas fritas del Corralón, esa morena en adobo de casa Ramón, qué quieres que te diga, que mi madre, la Lola, mi tía Joaquina, mis tíos Antonio,Juan y José y mis abuelos, Josefa y Juan, son viñeros, de la mismísima calle La Palma, de un paupérrimo patio de vecinos donde se hacían caballas asás de la Caleta usando como barbacoa la llanta vieja de un Renault 4, y en cuyo patio se alzaban, a pie de pozo, como cipreses engreidos, media docena de cañas del país, otras tantas cachimbas, unos cuantos garabatillos y latas de toamte Martinete de a kilo rebosando lapas. Ese es el Cái de mis pantalones cortos, de las cangrejeras con la evilla mohosa en el pretil de la ventana y del repique de las coplas de Paco Alba, Antoñito Martín y los Cegatos con Botas haciendo eco detrás de las persianas. Ahora me cago en mi puta estampa por estar tan lejos de todo aquello, tragando sapos envenenados por ganarme el susutento y sacar a mi familia palante, con los oídos podridos de cantos de chicharra en vez de graznidos de gaviotas y por tener que admitir que mi niña, que se va a clase de deportes con la camiseta del Cádi, baila las sevillanas pa matarse pero, angelito mío, todavía no sabe como se tienen que mover las caderas cuando suena un tanguillo. Perdona Paco, pero ya peino canas, y me duele el alma como al mismísimo demonio por estar tan lejos de mi tierra, de mi Cái de mi alma, me falta el aire, la energía y la vida, y sólo me queda darte la gracias a amigos como tú, como el Carmelo, como Bustelo que, aunque sea de este modo, nos dais con vuestras palabras y vuestros escritos ese cachito de sal y de cielo que tanto añoramos los que estamos lejos. Te envidio más que a dios, porque tú hablas de la Viña y en media hora estás pisando sus adoquines, yo hablo de la Viña y, maldita sea mi suerte, se me caen dos lagrimones como dos cirios, por toa la gente que me falta y por todo lo que mi perra vida me debe, y me debe muchos atardeceres desde el Puente Canal. Te juro que algún día me los cobraré.
Gracias Paco, gracias Carapapa, gracias gaviotas, gracias antiguo Cine Caleta, gracias Balneario, gracias Hospitalito Mujeres, gracias pati vecino.
un abrazo camarada

Paco Rodríguez dijo...

Manolo, este comentario tuyo vale todo mi trabajo.

Javi Osorio dijo...

Yo también tengo una historia particular que contar acerca de ese legendario bar. Mis comienzos en el Carnaval de Cádiz fue en el año 2000 (ya tengo el antifaz de cartulina) en una comaparsa mala mala pero mala con cojones: El imperio. Y curiosamente ensayábamos allí, en el bar de Los Carapapas.

A pesar de lo chunga que era la comparsa, o intento de comparsa, le tengo un especial cariño, pues fué la primera y estaba formada por buena gente que hoy día son grandes amigos míos: Falete Pastrana, Sergio Molina (ambos salen con Pastrana y Zamora), Miguel Nández (si, si, el de OT), El Bufandi, el Lapa de Cádiz (que ha abierto un restaurante turco en Puerto Real) y muchísima gente que me dejo en el tintero.

Lo más bonito de esta historia es que los ensayos discurrían noche sí y noche no en el bar de los carapapas, cedido gentilmente para pegar chillíos y berridos como si fuésemos asnos. Ese rinconcito era mítico, pues sus paredes rezumaban carnaval a puntapala. No había cosa más gaditana que, sobre las 9 de la noche, darse el paseito por los callejones, calle de la Palma, hasta llegar al bar de Los carapapas. Felipe Martín del 'Cá Felipe',que en paz descanse) se cachondeaba de lo malo que era el repertorio y de lo malamente que cantábamos. A pesar de todo, el cachondeo y la risa era la nota predominante de unos ensayos y miles de buenos ratitos que quedaron grabados en las paredes del bar de Los carapapas.

Tristemente, hoy día aquel lugar ha desaparecido y en su lugar se levanta una construcción. No obstante, sus coplas y sus miles historias de Carnaval siguen allí...

Jose Maria Barroso dijo...

Paco, vaya webs más raras qeu visitas, cuidado donde te metes ... jajajajajaja, genial post, para los que lo "vivimos" desde un poquito más lejos es una experiencia impresionante leer posts asi ya que nos acercas estas vivencias tan impresionantes.

Estando hace muchos años con mi primo Pernu en uno de esos bares, tras haber paseados por esas callejuelas y haber tenido la inmensa suerte de encontrar a uno que vendía cintas antiguas y poderle comprar la de "los golfos" , se la dejamos al del mostrador y la puso en el radio cassette. Nada más sonar la presentación se acercó mas de uno a la barra y se puso a cantarla, alguno con las lágrimas saltadas y yo con los pelitos de punta. Eso ocurrió hace una jartá de años pero no lo olvidaré en mi vida.

Saludos Paco, eres un mostruo!!!!

Anónimo dijo...

Yo me siento identificado con los escritores por la bellezas de los recuerdos de vivir en ese barrio Viñero graciass a esos antepasados nuestro por dejarnos esta bellisima cultura gaditana.. por esos rincones de Cádi le doy gracias a Dios. "Esa plaza del tío la tíza".. ese "arbol drágo de la caleta", esos castillos desafiantes al tiempo.. y de proteccion para la tacita con esas gaditanas guapas y con una sal decorandotodo su suelo y es que Cái no es normal,, esas familias en la playa.. y pa rematar todo sus puesta de sol. Lo unico que falla es el equipo del que quisieramos ver mejorar y ya seria perfecto habiendo pa currar.
saludos desde castellon.

Paco Rodríguez dijo...

Toni ¿¿¿Un drago en la caleta??? Toni, toni... allí ya no hay ni pulpos.

te puedo perodnar si dices el ficus del mora...

saludos pishin