Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

domingo, 15 de febrero de 2009

La dictadura de las urnas

Cuando un político se siente legitimado por las urnas, cuando estas han sido lo suficientemente claras y dándole una mayoría que le permita hacer y deshacer a su antojo y pudiendo con ello hasta cambiar su programa electoral, somos y yo el primero el que denomina esto como dictadura, aunque en este caso legitimada.

Podemos remontarnos al primer gobierno socialista de nuestra democracia, cuando el Presidente González, una vez se hizo con el poder, olvidó una promesa electoral de que el país no iba a pertenecer a la OTAN.

Así como otra decisión unilateral de la mas nombrada y recordada fue el apoyo a la guerra de Irak que dio el gobierno que presidía José María Aznar, que del mismo modo desoyó los clamores populares y las oposiciones políticas para involucrarnos en una guerra, y de la que tuvimos que pagar con victimas ese error presidencialista o gubernamental.

En las políticas autonómicas o municipales ocurren cosas similares, sus diferentes gobiernos avalados por un determinado número de votantes, tienen licencia para hacer y deshacer. En el caso de la autonómica en Cádiz, han logrado paralizar el derribo de un edificio que la administración local tenía previsto derribar, amparado en que el gobierno autonómico socialista tiene el poder sobre algunos temas. Y en el caso municipal nuestra Alcaldesa que es la reina de su casa y solamente le tosen tres o cuatros, a su antojo permite aberraciones como bares de dudoso gusto y oxido a las puertas de la playa de la Caleta o quitar parques públicos para poner restaurantes que gestionan al parecer personas afines, cambiando a su antojo el PGOU.

Estos actos la gente de Cádiz la sabemos y gritamos dictadores a su forma de actuar y proceder, ya pagará el inglés el vino que se bebió. Pero que venga a mi ciudad un mindundi de otra localidad, a decirle a la Alcaldesa Dictadora, “¡pues que se lo diga a su puta madre!”, que en mi casa hay que tener un mínimo de respeto y sobre todo con la máxima representante de la ciudad, su mala gestión se lo reprochamos los gaditanos y sus votantes, los de afuera que vengan solo a disfrutar de Cádiz y de su sol.

Basta ya de defensores populistas de otras latitudes que no se dan cuenta que a las ciudades, regiones o países no se va a insultar, pues luego cuando nos expulsan y nos tachan de non gratos vamos a pedir otra vez que nos amparen los varones y ahora esta vez no hay que mandar a callar es al de turno, es mas ahora tiene motivo para no callarse.

Salud y libertad
Publicar un comentario